Varios informes médicos advierten que el ritmo de vida de la sociedad actual es frenético y de ahí derivan muchos problemas causados por el estrés y el ritmo de vida y, en la mayoría de ocasiones, también por el insomnio. Todo ello generando ansiedad y efectos negativos en la salud mental. 

Mantener el cuerpo en buenas condiciones y la mente es fácil si se lleva un continuo mantenimiento de los mismos. Si no, si el combustible para su buen funcionamiento falla, careceremos de ese balance idóneo para vivir bien.

Mens sana in corpore sano

Para ello, muchas personas optan por tomar aceite CBD, como medio natural para tratar de combatir estos problemas de estrés, ansiedad e insomnio. 

El aceite CBD tiene un fuerte efecto relajante, muy indicado para combatir ataques de pánico, ansiedad e incluso insomnio.

Además, la situación de pandemia ha acrecentado estos achaques, que pueden empeorar generando enfermedades crónicas como hipertensión, asma y diabetes.

En el caso de los pacientes con antecedentes de afecciones cardiovasculares, resultan más susceptibles a sufrir arritmias, ictus, infarto de miocardio, ateroesclerosis, cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, trastornos cerebrovasculares si no duermen.

Ante estos problemas, tomar aceite CBD puede ser muy recomendable para ayudar al organismo humano a prevenir este tipo de enfermedades. El aceite CBD puedes encontrarlo online.

Coronavirus: causante de un estrés global 

Aunque el estrés es innato al propio ser humano, el Coronavirus y la actual situación de pandemia mundial ha contribuido a que la situación laboral, los problemas económicos, la familia, se hayan convertido en elementos cotidianos causante de estrés y por tanto, de un problema de salud mental. 

Cuando el ser humano nota una amenaza, la forma de intentar superarla es activando los niveles de estrés que implican toda una serie de sistemas endocrinos y hormonales. La Covid-19 es un estrés global. Cuanto peor están las cosas, más estrés aparece. Hay un porcentaje de la población que han empezado a tener problemas de estrés, en una forma que no pueden tolerar y les bloquea el rendimiento cognitivo

El confinamiento domiciliario ha podido suponer un estrés en la población general al ver reducido su círculo social o laboral o su poder adquisitivo al perder el trabajo o haberse visto envuelto en un ERTE. 

Pero quien más ha padecido esta situación de estrés profesional y emocional, sin lugar a duda, son los sanitarios, que han empleado todos sus esfuerzos y han manejado situaciones para los que muchos no estaban preparados debido a la sobrecarga y presión social derivada de su trabajo, así como un sufrimiento importante a causa del contacto con la muerte y el dolor al que han estado expuestos.

Categorías: Sin categoría

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *