La pobreza energética

Aunque parezca increíble, miles de personas en este país viven sin nevera, calefacción o agua caliente, porque no pueden sufragar los costes energéticos que estos productos consumen. De este modo, en época de frío evitan tomar duchas y respiran aire frío las 24 horas del dia. Esta situación provoca graves problemas dermatológicos y enfermedades respiratorias que pueden ir empeorando si la persona afectada no inicia su recuperación en un entorno adecuado.

En cuanto a la comida, la gran mayoría que no dispone de refrigeración, tiene que adquirir los productos al día, para consumirlos en uno o dos día a más tardar. Los productos frescos se consumen tan rápido como se pueda, sin embargo, el alimento fresco suele ser el más caro, por lo que muchos tienden a consumir productos congelados o de baja calidad. La tendencia en estas situaciones es el consumo de alimentos no caducos a corto plazo para evitar el gasto de alimentos frescos, con los problemas estomacales y de nutrición que esto puede conllevar.

Qué consecuencias tiene la pobreza energética

En cuanto a las dolencias de la población en riesgo de exclusión y situación de pobreza energética, podemos destacar:

  • Cambio de hábitos alimentarios: muchos consumen alimentos más económicos o que no requieran uso de electrodomésticos para reservarlos.
  • La salud mental también se ha visto profundamente afectada a causa de esta disminución de recursos. La sensación de desamparo y las dificultades diarias provocan que muchas personas se replantee los motivos por los que vivir en ese estado, algo realmente trágico a nivel sanitario y social.
  • La incidencia dolencias físicas se hace presente ante la falta de sueño y la tendencia a lamentarse diariamente, llorar y sentirse fatigado genera un estado de desamparo y debilidad que llega a afectar la salud del individuo. A ello cabe sumar el frío en los meses de invierno, que inducen a graves enfermedades pulmonares o la ingesta de alimentos de poca calidad o en mal estado durante los meses de verano, que conlleva a problemas gastrointestinales e incluso cardiacos.
  • La tensión diaria también es un foco directo a los problemas del corazón, bien por el estrés que sufre el individuo o también por los malos hábitos que su situación le inducen a consumir, bien sea alcohol, tabaco o drogas ilícitas.

Acuerdos que favorezcan a las personas necesitadas

Todavía no se ha alcanzado ningún tipo de pacto por parte de las entidades energéticas más reelevantes de este país. La Cruz Roja está pendiente de que Endesa, Fenosa e Iberdrola lleguen a un acuerdo para negociar acciones solidarias dirigidas a las personas que hoy por hoy sufren la llamada pobreza energética, pero parece que la negociación no llega a cuajar entre los grandes de la energía.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información