El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) contra el copago

La aportación del usuario a dichos medicamentos, que estaban exentos del copago, será de un 10% del PVP del medicamento, con un máximo actualmente fijado en 4,20 euros. Así que un medicamento que tenga un coste de 10€, el paciente deberá abonar 1€, que és el 10% del importe. Pero si el medicamento cuesta 100€ solo deberá abonar 4,20€. El problema viene dado cuando un mismo paciente requiere múltiples fármacos.

Esta medida se justifica como una forma de ahorro que garantice la incorporación de fármacos innovadores al Sistema de Salud. Sin embargo, la respuesta nunca fue tan favorable. Según las diferentes organizaciones y grupos políticos del País Vasco, esta medida sigue tratándose de una agresión del Ministerio de Sanidad a los más pobres y más enfermos.

Ni beneficio ni igualdad

Las dos causas que aluden en contra de la medida son la falta de equidad entre la población y el cuestionable beneficio económico. Los responsables de Osakidetza ponen de manifiesto la falta de equidad en el acceso a las prestaciones farmacéuticas ya que afecta a más de 4.000 vascos afectados por enfermedades crónicas graves. Además no cumple el objetivo de sostenibilidad previsto, ya que los costes de su implementación "superan" el beneficio económico obtenido.

La respuesta de las distintas comunidades autónomas

Esta medida de copago no se aplicará a por nueve comunidades autónomas. Las dos razones predominantes de esta “no aplicación” son el rechazo ipso facto por parte de algunas comunidades y los problemas de implantación que afrontan otras instituciones.

Rechazo de muchos grupos ante el copago

El rechazo de médicos, pacientes y partidos ante la aparición del copago ha sido enorme. Catalogan el cambio de infamia y gestión desleal al ciudadano, que sigue pagando los impuestos para recibir tratamientos en caso de necesitarlos sin la necesidad de copago.

Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) se unen a las críticas de la mayoría de colectivos relacionados con la Sanidad, afirmando que el copago de fármacos está plenamente injustificado. Plantean que esta medida va a dar muchas dificultades a la hora de aplicarse y que no sirve como forma de extraer financiación adicional ni contribuye a racionalizar el consumo de medicamentos.

Otros que no se han hecho esperar son las asociaciones de consumidores, donde destaca FACUA, planteando la medida como un recorte de bienestar social y un ataque a los ciudadanos que padezcan enfermedades crónicas o en situaciones de mucha gravedad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información