Enfermería exige más representación

Los representantes de los sindicatos de enfermería de todos los organismos que forman el SATSE sigue a la espera de poder aplicar todas estas propuestas pendientes de una manera oficial. La estrategia está en pausa, así como en el seno de la Comisión de Seguimiento del Acuerdo firmado el año pasado.

Estrategia firmada pero pausada

Al margen de lo pactado el pasado julio de 2013, el SATSE también reclama a diversas administraciones el aumento de la tasa de reposición de empleados contratados en centros públicos que está previsto cada año. Con la idea de incrementar las plantillas de trabajadores especializados en enfermería, que actualmente se encuentran bastante mermadas en nuestro país.

Exigen mejoras en recursos humanos

Cabe recordar el acuerdo que el Satse tuvo con el ministerio el pasado julio de 2013, donde se comprometió otorgar al profesional de enfermería una representación trascendental en materia de atención socio-sanitaria. Para ello, la organización sindical tiene planteado el refuerzo del papel de enfermería para cuidados de larga duración. Lo más destacado en este sentido con las definiciones de los perfiles y competencias, donde distinguimos tres:

· enfermera de cuidados generales, · enfermera especialista en atención familiar y comunitaria · especialista en geriatría

También podemos destacar el establecimiento de unos ratios mínimos de enfermeras según el nivel de atención y cuidados que se presten en los centros.

Escaso número de enfermeros/as por habitante

En este ámbito, cabe recordar que España ya sufría antes de la crisis un importante déficit de profesionales de enfermería. Si a lo que ya teníamos, re añadimos una profunda y larga crisis, los datos reflejan que nuestro país se encuentra en la cola de Europa. Mientras que en la unión europea la media de profesionales de enfermería por habitante es de de 9,4 enfermeros/as por mil habitantes, en España es casi la mitad, con 5,5 profesionales de enfermería por cada mil habitantes.

A ello cabe sumarle un empeoramiento de la situación socio-económico y laboral de los profesionales que se encuentra trabajando actualmente en estos puestos relacionados con la enfermería. La constante congelación de salarios, aumento de la jornada laboral, disminución de las retribuciones, reducción de un 33% la paga extraordinaria desde junio del 2010, así como su suspensión en el 2012. Se suman a una larga lista de recortes la eliminación de días de asuntos propios y la suspensión de oferta pública de empleo.

Ante estos datos, no es de extrañar que los sindicatos de enfermería de toda la nación exijan una mayor participación en las decisiones estratégicas que se lleven a cabo en el sistema sanitario de nuestro país, así como la recuperación de los derechos recortados los últimos años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información