Castilla y León valora la importancia económica-social del cuidado cardíaco

Los responsables de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Salamanca, así como otros hospitales del Sercicio de Salud SACyL, confirman que muchos pacientes no valoran la importancia el cuidado cardíaco hasta que no pasan por una crisis que les obligue a someterse a terapia de rehabilitación.

Datos sobre la rehabilitación

La mayoría de pacientes que han sufrido un alta médica tras un ingreso por problemas coronarios pueden volver a su vida normal, pero cuidando al máximo su salud. Alrededor del 92% vuelven a su trabajo y reinician su vida con normalidad, pero dejando hábitos como el tabaco o la bebida, así como llevando pautas alimentarias saludables y constante ejercitación cardiaca.

Para los pacientes que han tenido algún problema cardiaco, les resulta muy motivador el apoyo psicológico. Las terapias en grupo y los consejos de la mano de expertos permiten a muchos afectados responder de la manera más positiva posible ante una enfermedad cardiaca, sobre todo en aquellos que han llevado un modelo de vida sano y se han visto perjudicados por afecciones hereditarias o elementos externos. Para quienes han llevado una alimentación inadecuada, unos hábitos sedentarios, mucho estrés o hayan consumido sustancias que hayan ocasionado una dependencia o una forma de vida difícil de cambiar, los recursos psicológicos de muchos hospitales castellanos y leoneses son un gran apoyo para combatir cualquier dolencia coronaria.

Mantener buenos hábitos y rutinas diarias

El concepto rutina diaria es la mejor defensa contra los problemas cardiacos. Mantener unas pautas de ejercicio físico diario, así como conocer y respetar una alimentación óptima, son las dos premisas que mejor definen a una persona preocupada por la salud de su corazón.

Sin embargo, no siempre se mantienen estas rutinas. Expertos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), tras hacer seguimientos de los hábitos de sus pacientes, vieron que, pasado un tiempo, muchos dejaban de tomar la medicación o recaían en el consumo de alimentos y sustancias nocivas. Señalan que de los pacientes que habían dejado el tabaco durante su rehabilitación, había vuelto a fumar alrededor del 50% antes de que pasara el año.

Estos datos también se extrapolan al consumo de la medicación, ya que el 50% de los pacientes crónicos abandona el tratamiento que se le había prescrito de forma voluntaria. Si hablamos de los hábitos de vida saludables (dietas y ejercicio), la tasa de abandono de los pacientes es mucho mayor.

Cuando no nos cuidamos

Las consecuencias de esta falta de responsabilidad por el propio cuidado de la salud es tan real como alarmante. La mortalidad en estos casos de despreocupación se triplica en personas que ya hayan tenido una dolencia cardiaca. En términos socio-económicos, el impacto es enorme: se pierden muchas vidas al año y el gasto médico que podría evitarse en ingresos a hospitales, operaciones, revisiones, rehabilitación y medicación es enorme.

Por ello le recomendamos que pida ayuda profesional para conocer los hábitos saludables para un enfermo crónico, siempre que esté dispuestos a mantenerlos en su día a día. Y no dude en pedir cita médico en su centro más cercano si se encuentra indispuesto o necesita asegurarse de estar llevando una vida sana.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información