Bacterias artificiales capaces de curar

Hoy por hoy, este tipo de procedimientos se hacen de forma constante mediante el uso de bacterias. Víctor Lorenzo es un experto en el campo de la Biología Sintética, así como asesor político en ciencia y tecnología. El Investigador madrileño de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es uno de los principales impulsores de esta iniciativa.

Nos explica que el funcionamiento del estudio se asimila al que podríamos tener cuando nos encontramos con un avión. Si queremos saber como funciona, lo primero es conocer cada una de las piezas que lo componen, desde las ruedas de aterrizaje hasta el último tornillo de la cabina. El propio Víctor nos confirma la gran evolución que los científicos españoles están protagonizando en esta materia de estudio.

Las ventajas son múltiples

En un futuro se permitirá crear nuevas moléculas y favorecerá la programación de microorganismos para desarrollar biocombustibles o sustituir los procesos químicos utilizados en las industrias para que no hayan impactos negativos en el medio ambiente. Son ideas aplicables a medio corto plazo, que los expertos ya confirman su desarrollo en un periodo breve, así como una enorme mejoría de las condiciones de vida tanto de personas como del planeta tierra.

También podrán programarse seres vegetales para mejorar sus condiciones o funciones en su medio. A través de la mejora biológica mejorará la eficacia de control de plagas y calidad de los productos alimenticios que se obtengan en los campos.

El campo que nos requiere especial atención es el de la salud. En este sentido, la biología sintética plantea avances a largo plazo en el desarrollo de microorganismos dentro de nuestros propios cuerpos para combatir enfermedades o infecciones. Pasaremos del método tradicional basado en la ingesta de fármacos a obtener nuevas combinaciones moleculares que soporten cualquier bacteria o virus conocidos actualmente.

España apuesta por la Biología Sintética

En cuestión de imaginación y creatividad a la hora de plantear investigaciones al respecto, los españoles somos realmente buenos. Por ello, diversos grupos de nacionalidad española forman un importante foco en la investigación de este tipo de biología. No obstante, la falta de presupuestos para investigación es una realidad que se da de bruces con muchos especialistas que ven frustrados ante oportunidades perdidas. Lo que es evidente y triste a su vez, es la fuga de profesionales en la investigación a otros países donde tienen más oportunidades.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información