Nueve de cada diez andaluces a favor de la sanidad pública

La mayoría de la población andaluza cree que el sistema de sanidad público disfrutado en la comunidad autónoma de Andalucía es mejor que el privado, ni tan siquiera  1 de cada 10 está de acuerdo con el hecho de que se privatice la sanidad. Quienes se muestran más favorables a la privatización son quienes disfrutan de un seguro médico privado y quienes se declaran de derechas.

Los andaluces, casi en unanimidad, creen que los grupos vulnerables deben tener garantizado el acceso a los servicios sanitarios, tanto los desempleados como los jóvenes que salen a buscar empleo en el extranjero o los inmigrantes con permiso de residencia. Sin embargo, el grado de acuerdo cuando se trata de inmigrantes sin permiso de residencia queda en 7 de cada 10.

A pesar de los recortes estatales y unas políticas que favorecen a la privatización, los andaluces han compartido sus criterios al respecto y han opinado en contra de la privatización de la sanidad pública.

Acceso sanitario a grupos vulnerables

Los datos son bastante contundentes, no solo en lo que se refiere al ámbito de la privatización, sino también en el campo de la atención que puedan recibir cada uno de los perfiles más desamparados.

Desempleados: el 99,8 de los andaluces encuestados considera que no tener empleo no debería afectar al servicio sanitario gratuito.

Jóvenes que emigran en busca de empleo: 96,5 % considera que los jóvenes que se marchan de nuestro país a buscar oportunidades laborales en otros países deben estar cubiertos por un sistema sanitario público.

Inmigrantes con permisos de residencia: el 96% opina que cualquier inmigrante con residencia debería disfrutar de un sistema sanitario universal y gratuito.

Inmigrantes sin permiso de residencia: el 71,5% de la opinión andaluza está a favor de atender de forma gratuita a los inmigrantes sin papeles.

Como veníamos comentando anteriormente, los resultados llaman la atención dad la enorme solidaridad de la población andaluza en una época de crisis, recortes económico-sociales y sistemas de privatización sin precedentes. Este es un reflejo de la reacción de la población ante las posibles desigualdades que puedan ocasionar las reformas gubernamentales que recortan derechos normalizados durante décadas.

Otros elementos valorativos

Otro campo es el de la comparativa entre sistema público o privado. El 75% de los encuestados considera que la formación y capacitación en el sector público es mucho mejor que en el privado. De hecho, los médicos en nuestro país son los profesionales mejor valorados del setos público.

Estos aprobaciones también atañe el uso de maquinaria especializada, del cual sacamos un 83% favoreciendo la balanza del sector público.

En lo que se refiere a atenciones, destaca el servicio de urgencias y el sistema de hospitalización, del que más de 70% de personas se decantan por clínicas y hospitales de carácter público. Además, se tiene en gran consideración los programas de vacunación infantil (con un 77,5%) y la calidad y eficacia de los médicos especialistas (con un 61%).

Demografías andaluzas a favor de la privatización

Habiendo hablado del 92% a favor de la sanidad pública, debemos atender algunos detalles curiosos del resto de población en contra de dicha sanidad, al que corresponde el 8%.  De este porcentaje con una visión positiva frente a la privatización podemos destacar los siguientes datos.

Aunque en su mayoría, ningún rango demográfico tiene predilección por la privatización de la sanidad, existen algunas diferencias en función de la ideología y las edades. De toda la población encuestada que se muestran a favor de la privatización de la sanidad, el 10% aparece con una orientación ideológica de derechas y el 1,8 con orientación de izquierdas.

Los grupos de edad más predispuestos a la privatización son los ancianos, con un 5,7%. A diferencia de los jóvenes, quienes representan únicamente el 2,7%  de la población a favor de la privatización.

Llama la atención la diferencie entre las personas laboralmente activas que tienen un trabajo y las que se encuentran desempleadas. Aquellas que se encuentran empleadas disponen de un baremo del 5,8% favorables en la privatización, cuando la población parada le corresponde tan solo un 1%.

Artículos relacionados


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información