La alopecia y la depresión

¿Sufres mucho estrés? ¿Lo notas en tu pelo? La alopecia es uno de los problemas que más preocupan a los hombres y mujeres. El estrés, una mala alimentación, una mediación o los cambios hormonales son los causantes de la caída del cabello.

Causas de la caída del cabello

Existen varios factores que pueden acelerar la caída del cabello. Los genes que provocan la calvicie están localizados en el cromosoma X, que los hombres heredan de sus madres.

Si bien no podemos cambiar nuestra condición genética, si podemos prevenir la alopecia sabiendo a qué nos enfrentamos. Estos son algunos datos a tener en cuenta:

  • Existen más de 100 tipos diferentes de alopecia y cada uno de ellos tiene un diagnóstico específico que nos ayudará a seleccionar el tratamiento adecuado
  • La alopecia tiene un tratamiento efectivo y muy seguro con un riesgo mínimo de efectos adversos. Si tenemos dudas, lo mejor es consultar a un dermatólogo.
  • La alopecia androgénica es de origen genético y hormonal. No puede prevenirse pero si diagnosticarse. Fármacos como los antiandrógenos pueden ayudarnos a frenar su aparición.
  • El champú, las lacas, la gomina o los tintes no provocan la caída del cabello. Cortar el pelo tampoco hace que luego crezca más fuerte.
  • Las vitaminas mejoran el aspecto del pelo, pero no frenan su caída. Deben tomarse como un tratamiento complementario al médico, pero nunca como un sustitutivo.
  • El tratamiento médico contra la alopecia es efectivo, pero debe ser un tratamiento constante y dura muchos años.

Si no podemos evitar que se nos caiga el pelo, siempre podemos recurrir al trasplante capilar: es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que permite recuperar densidad capilar de forma totalmente natural, que se puede realizar tanto en hombres como en mujeres. El trasplante de pelo es una redistribución a la vez sistemática y artística de los folículos pilosos, que se obtienen de la parte posterior o lateral de la cabeza. Una vez implantados a las áreas receptoras se consigue que no caigan y que continúe desarrollándose normalmente.

Lo importante es sentirse bien con uno mismo

La alopecia no es solo un problema estético. Puede afectar a nuestra autoestima: el miedo a envejecer, la vergüenza, la falta de confianza, la envidia o la depresión son algunas de las razones por los que la alopecia puede dañar nuestra autoestima.

Padecer alopecia no es ni mucho menos el fin del mundo ni debe convertirse en el centro nuestras preocupaciones: nuestra postura ante la vida depende del grado de aceptación de nosotros mismos frente a las exigencias sociales. Es más importante cómo nos veamos nosotros a cómo nos ven los demás: cuando vemos el problema desde un lugar más amplio, se diluye, lo aceptamos y nos reímos de nosotros mismos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con las preferencias de los usuarios. Al seguir navegando, entendemos que acepta su uso. Más información